5 Investigadores de la Fundación IVI entre los becados por el IS Carlos III

Cinco investigadores doctores de la Fundación IVI han sido becados por el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) tras la resolución de la convocatoria de la Acción Estratégica en Salud 2020 y la Consellería de Innovación Universidades, Ciencia y Sociedad Digital. Con la importante ayuda económica que esto supone, Ana Buigues, Ana Corachán, Patricia Díaz-Gimeno, Francisco Domínguez y Hortensia Ferrero contarán con nuevos activos para el desarrollo de sus investigaciones, que abarcan un gran abanico de temas relacionados con la fertilidad, genética y salud uterina.

Las cinco becas se dividen en tres becas Miguel Servet, que dota al becado de 40.500 euros anuales durante cinco años, junto a complementos para incorporar personal de apoyo; una beca Sara Borrell, con duración de tres años y aportando 26.866 euros cada uno; otra beca postdoctoral APOSTD con duración de dos años y aportación de 46.235 euros anuales y un contrato de investigación en proyectos de salud (FIS), que ofrece 137.940 euros en un período de tres años.

Las dos investigadoras becadas con la Miguel Servet, Patricia Díaz-Gimeno y Hortensia Ferrero destinarán la ayuda en sus respectivas líneas de investigación sobre la salud del útero y la prevención de embarazos fallidos.

Díaz-Gimeno piensa “enfocar sus esfuerzos en el proyecto que lleva desarrollando desde 2006 a cerca de los posibles fallos que pueden suceder en el procedimiento de implantación del embrión en el útero, y que, de darse, suponen un peligro para la supervivencia del embrión”.
Para la investigadora, identificar embriones sanos de una implantación que se pueda prever como fallida ayudará a salvar los futuros hijos de muchas parejas. Como bien explica, “prevenir es evitar perderlos”.

Por su parte, Hortensia lleva a cabo una línea de investigación totalmente novedosa, en la que cuenta con la colaboración de una de las dos receptoras de la beca APOSTD, Ana Corachán. El trabajo de las dos investigadoras pone su foco en los miomas uterinos y otras enfermedades uterinas estrechamente relacionadas.
El objetivo de su investigación es detectar el patrón genético que desemboca en la generación de miomas y otras enfermedades uterinas que producen síntomas severos en las pacientes, como el encubrimiento de posibles tumores malignos. En palabras de la investigadora: “Descifrar los mecanismos moleculares que conducen a la existencia de estas enfermedades supondría la descripción de nuevas dianas terapéuticas para una mejora en la calidad de vida de las mujeres que padecen estas enfermedades y su fertilidad”.

Ana Corachán se centrará dentro de esta línea de investigación en los miomas uterinos y cómo los procesos moleculares implicados en su desarrollo pueden verse alterados con tratamientos de Vitamina D o por la mutación MED12. “Todo esto podría ayudar a la creación de nuevos tratamientos más personalizados para paliar esta enfermedad, aumentando la eficacia”, explica.

El proyecto de la segunda investigadora becada con la Sara Borrell, Ana Buigues, va en la línea del rejuvenecimiento ovárico que ya se ha ido siguiendo en su grupo de investigación al estudiar este fenómeno vinculándolo a la infusión de células madre de la médula ósea.

“De probarse que dichas células secretan factores paracrinos, los efectos regenerativos del proceso de infusión estimularían la activación y crecimiento folicular de pacientes con fallos ováricos, y se hallaría un nuevo modo no-invasivo de rejuvenecimiento de los ovarios para que madres con fallo ovárico precoz puedan tener hijos con sus propios óvulos”, anuncia Buigues.

Finalmente el doctor Francisco Domínguez, premiado con un contrato de investigación en proyectos de salud (FIS), busca destinar la ayuda al estudio y desarrollo de nuevas herramientas de ingeniería génica que permitan abordar la cuestión de las trisomías en embriones.
“El éxito en esta investigación supondría un primer paso para corregir anomalías cromosómicas severas como las trisomías del cromosoma 13, 18 y 22 en pacientes sin embriones normales”, concluye el investigador.

Nos enorgullece mucho poder compartir esta noticia para acabar 2020. Estamos seguros que estos cinco brillantes investigadores de IVI aprovecharán al máximo estas becas para seguir avanzando en la materia y que pronto se podrán traducir en la optimización de resultados y mejoras en medicina reproductiva.

¿Compartimos?

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *