Ana Corachán: “Buscamos aumentar la eficacia en el tratamiento de los miomas uterinos a través de una terapia personalizada”

Ana Corachán es exalumna del Máster en Biotecnología de la Reproducción Humana Asistida e investigadora postdoctoral en el grupo de investigación de Tratamiento y diagnóstico de enfermedades uterinas de Fundación IVI, al que accedió hace 5 años realizando su tesis doctoral. Tras finalizar la tesis, la Generalitat Valenciana le concedió un contrato posdoctoral (APOSTD) con el que actualmente continua su investigación en este grupo en el que desempeña su labor “buscando aumentar la eficacia en el tratamiento de los miomas uterinos, a través de una terapia personalizada”.

La investigadora es una de los cinco de IVI que han sido becados este año. “Con la ayuda económica que supone esta beca vamos a poder estudiar las diferencias, tanto en la patogénesis como en la respuesta al tratamiento con Vitamina D, en los miomas uterinos que presentan mutación en el gen MED12 comparados con aquellos que no la presentan”, explica Ana, “esto nos ayudará a conocer si este tratamiento es eficaz en los diferentes tipos de miomas, lo cual implicaría su uso en la mayoría de las mujeres con esta enfermedad o si, por el contrario, éstos deben tratarse de manera personalizada” añade la investigadora.

 

La importancia de la formación específica en la investigación

Ana Corachán es de formación Bióloga y la reproducción asistida siempre fue una opción A en su futuro laboral. Llegó a IVI a través de nuestro máster oficial con la Universidad de Valencia en el que [en palabras de ella] “le dio la oportunidad de conocer de primera mano el funcionamiento de los laboratorios de reproducción asistida, así como los laboratorios de investigación, adquiriendo un conocimiento tanto teórico como práctico de la medicina reproductiva y reconociendo el alto nivel de especialización requerido en esta área de trabajo”.

El proyecto en el que trabaja ahora Ana, es la continuación de la investigación llevada a cabo en la última etapa de la línea en la que trabajaba sobre la búsqueda de tratamientos que permitan disminuir los miomas uterinos de forma segura para las pacientes y sin afectar negativamente a su fertilidad.

Un legado internacional

El proyecto de la investigadora tiene una duración estimada de 2 años, dentro de los cuales está programada una estancia de 12 meses en la Universidad de Chicago, en la cual se llevará a cabo parte de la investigación.
Hasta la fecha los miomas uterinos han sido tratados como una entidad única. El proyecto de Corachán se centra ahora en la estratificación de estos tumores en función de sus mutaciones, lo cual permitiría una terapia personalizada aumentando la eficacia de los tratamientos y, por tanto, mejorando la calidad de vida de pacientes de cualquier lugar del mundo, pues la fertilidad es un aspecto preocupante en la mayoría de las sociedades.

¿Compartimos?

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *