La preservación de la fertilidad ante el cáncer de mama es la más común

Una de cada tres mujeres que padece cáncer de mama está en edad fértil, por lo que la preservación de la fertilidad antes de someterse al tratamiento quimioterápico en este tipo de cancer está cobrando mucha importancia en los últimos años.
Según datos de preservación de IVI, las mujeres con cáncer de mama conforman el grueso de las pacientes que congelaron sus óvulos por un motivo oncológico: aproximadamente el 65% de las preservaciones por cáncer, en las clínicas IVI de España, fueron pacientes diagnosticadas de cáncer de mama en edad reproductiva.
El perfil de estas mujeres que confían en su recuperación y en formar una familia más adelante, es de una medida de edad de 32,5 años, con un buen pronóstico reproductivo de no ser por la enfermedad y el tratamiento al que se van a someter.
Para ellas, congelar sus óvulos es un estímulo para seguir adelante y un seguro de vida en el que apoyarse en el caso de que tras la quimio o la radioterapia hayan visto mermada su capacidad reproductiva.

La vitrificación de óvulos, una alternativa desde 2007

En 2007, cuando se logró probar la eficacia de la vitrificación o la congelación ultrarápida de los gametos, IVI puso en marcha un programa social llamado “Ser Madre después del Cáncer” y “Ser Padre después del Cáncer”, una esperanza futura para mujeres y hombres con una lucha por delante y una meta a la que aferrarse.
Desde entonces, más de 1.400 mujeres diagnosticadas de cáncer han vitrificado sus ovocitos en IVI, antes de someterse a un tratamiento de quimio o radioterapia que pudiera dañar su fertilidad. Una ilusión y opción futura de ser madres que les da fuerza y valor para afrontar y superar esta batalla.
El tratamiento es sencillo pero tiene que estar, en el caso de la mujer, autorizado siempre por el oncólogo, pues se requiere una leve estimulación ovárica para extraer el máximo de óvulos posible y un margen de tiempo antes de iniciar el tratamiento oncológico.
Los resultados avalan la importancia de hacerlo. Desde la puesta en marcha del programa de preservación de la fertilidad por cáncer, 48 bebés han nacido después de una Fecundación In Vitro (FIV) en la que se han necesitaron los óvulos que las pacientes preservaron antes de su lucha contra el cáncer, normalmente gametos jóvenes en los que se detuvo el tiempo mediante la congelación ultrarápida de los mismos.

4.396 mujeres preservaron su fertilidad en 2019
La preservación de la fertilidad por motivos oncológicos no es la única razón por la que las mujeres vitrifican sus óvulos. El deseo de retrasar la maternidad por un motivo social es cada vez más común y las mujeres comienzan a planificar su futuro reproductivo mediante tratamientos preventivos como es el de la preservación de la fertilidad.
Según datos de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), el pasado año 2019 que es el último del que se tienen datos, un total de 4.396 mujeres preservaron su fertilidad mediante la vitrificaron ovocitos, bien por cáncer o bien por un motivo social. La popularidad de esta técnica es tal que en los últimos años se ha incrementado en un 200% el número de casos.

¿Compartimos?

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *