Seguridad y salud en el trabajo tras el COVID: Cuidarnos para cuidar a nuestras pacientes

Hoy se celebra el Día internacional de la seguridad y salud en el trabajo, una fecha que cobra especial interés en un marco como en el que nos encontramos. Los sanitarios somos quienes normalmente cuidamos de las plantillas, pero en esta ocasión, somos también un colectivo al que proteger. Porque para cuidar a nuestras pacientes, debemos de cuidarnos.

Después de un período en el que se ha detenido por completo la actividad en las clínicas de reproducción, ha llegado el momento de la desescalada y una de las preguntas fundamentales es cómo debemos volver o qué pautas seguir para la incorporación de las plantillas sanitarias a los servicios de fertilidad, con seguridad.

La Sociedad Española de Fertilidad (SEF) y la Asociación para el estudio de la biología de la reproducción (ASEBIR) han valorado las medidas que se deben de realizar en este momento en el que los centros de reproducción asistida reinician su actividad, tanto en relación a la atención y asistencia a pacientes, como en los procedimientos de laboratorio, elaborando un documento que puede servir de guía para el reinicio de la actividad (también puedes ver el webinar sobre el documento aquí).

Como bien especifica el documento “aunque la prevención de riesgos laborales es parte de nuestra actividad diaria y se incorpora a nuestros protocolos, se deben adoptar medidas extraordinarias en el momento de un brote de cualquier infección”.

Los consejos de las sociedades científicas para garantizar la seguridad del equipo humano en los servicios de reproducción son básicamente estos nueve:

  • Promover el teletrabajo en aquellos casos en que sea posible.
  • Separar físicamente, si es posible, al personal en diferentes salas y reducir al máximo los momentos de interacción personal entre ellos.
  • Valorar la conveniencia de organizar grupos de trabajo diferenciados que garanticen la continuidad de la asistencia en caso de contagio.
  • Proporcionar a todo el personal la formación sobre prácticas de seguridad y riesgos de COVID-19.
  • Adecuar los planes de contingencias a la nueva situación sanitaria.
  • Aumentar la frecuencia de limpieza de las salas tanto las utilizadas por el personal como por los pacientes, utilizando productos validados, siguiendo procedimientos normalizados de trabajo basados en las recomendaciones de las autoridades sanitarias competentes.
  • Elaborar normas que gestionen los casos entre el personal de especial vulnerabilidad a padecer COVID-19 siguiendo recomendaciones del Ministerio de Sanidad.
  • Proporcionar a cada departamento el material de protección necesario adaptado al contacto más o menos directo con los pacientes, con otros miembros del personal o exposición a material biológico de los pacientes.
  • Cumplir una estricta higiene de manos antes y después del contacto con el paciente y de la retirada del EPI.

En IVI damos un paso más en la seguridad

“En IVI hemos dado un paso más en la seguridad y, además de incorporar los consejos de las sociedades científicas, hemos preparado un plan de reincorporación en todos nuestros centros que hace hincapié en el conocimiento del estado serológico, tanto de nuestros empleados como de nuestros pacientes. La determinación serológica de nuestro equipo nos dará una idea del estado de inmunización que se encuentra cada clínica”, explica Antonio Requena, director médico de IVI.

IVI está siendo muy riguroso en la concienciación de las plantillas sobre la situación, ayudándoles a identificar cualquier síntoma compatible con la enfermedad por COVID-19, así como recogiendo información sobre su día a día para poder garantizar que no han tenido contacto con el virus. “La educación y concienciación de todos nuestros profesionales, en referencia a todas las medidas profilácticas que debemos cumplir, es tan importante o más que todas aquellas medidas que nosotros podamos tomar en nuestros centros”, añade Requena.

“Somos conscientes de que empezamos una nueva etapa de nuestra vida laboral donde, posiblemente, hay cosas que no volverán a ser lo mismo. Pero, como siempre, aprendamos hasta de las adversidades y pensemos que, seguramente, algunos de los nuevos hábitos en salud laboral que estamos aprendiendo ahora, van a suponer una mejora hoy y en el futuro."

¿Compartimos?

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *