Francisco Domínguez: “Mi objetivo es silenciar el tercer cromosoma de un embrión trisómico”.

Corregir las anomalías cromosómicas severas como las trisomías del cromosoma 13, 18 y 22 en pacientes sin embriones sanos podría parecer ciencia ficción, pero es simplemente ciencia. El Dr. Francisco Domínguez ha firmado recientemente un contrato de ayuda a la investigación en proyectos de salud (FIS), concedido recientemente por el Instituto de Salud Carlos III y ha destinado la ayuda al estudio y desarrollo de nuevas herramientas de ingeniería génica que permitan abordar la cuestión de las trisomías en embriones.

Domínguez, con más de 60 papers a sus espaldas, 15 capítulos de libro escritos en el campo de la implantación embrionaria y la receptividad endometrial, es doctor en biología, especialista en medicina de la reproducción y forma parte de IVIRMA desde el año 1999.

Su objetivo principal es “desarrollar herramientas moleculares para eliminar o silenciar el tercer cromosoma de embriones con trisomías y poder transferirlos al útero de la madre como embriones euploides”. Tratar al embrión mediante CRISPR, que así se llama la herramienta molecular en la que investiga Domínguez, “para mejorar la eficiencia en la Fecundación in Vitro y descartar menos embriones”.

¿Cómo puede ayudar a las parejas con problemas cromosómicos esta investigación?

Si tenemos éxito en el desarrollo de esta nueva herramienta, en aquellos pacientes que solo dispongan de embriones aneuploides (anormales) con cromosomas extras (trisómicos) y que por tanto serian inviables para tener un bebé sano en casa, se abriría una posibilidad de “tratar” estos embriones y poder utilizarlos para que la pareja pueda cumplir su deseo de ser padres.

¿Cuál crees que será tu aportación a la ciencia en esta área de la reproducción?

Si conseguimos eliminar o silenciar un cromosoma mediante la técnica CRISPR supondría un hito a nivel mundial, puesto que hasta ahora nadie ha conseguido eliminar un cromosoma entero en embriones humanos. Se ha conseguido alterar un gen que produce alguna enfermedad para que el bebé sea sano, pero nunca un cromosoma sobrante en el caso de embriones trisómicos. Algunos estudios en modelos animales y líneas celulares apuntan a que sería posible realizar este silenciamiento de cromosomas completos.

¿Qué le pides a la ciencia como científico?

Más que a la ciencia, le pido a los que legislan en ciencia más estabilidad en los contratos de investigación, aumento del presupuesto destinado a la ciencia española y, a las empresas, que usen la ciencia como propulsor para el avance del conocimiento porque, al final, revierte en toda la sociedad.

¿Cómo imaginas el futuro de la reproducción?

Con más presupuesto donde se necesita que es en la investigación. La responsabilidad de las clínicas de reproducción es invertir mucho más para poder curar enfermedades ginecológicas que, a día de hoy, solo tienen soluciones parciales, como es el caso de la endometriosis. También es urgente poder asegurar al 99% de los pacientes un hijo sano en casa. Ese es el objetivo de la reproducción asistida y para alcanzarlo solo se puede conseguir investigando.

¿Compartimos?

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *