Medicina regenerativa, así plantean el rejuvenecimiento ovárico los investigadores de IVIRMA

La edad materna avanzada es la responsable de la mayoría de los ciclos de reproducción asistida que se realizan con óvulos de donante. La insuficiencia ovárica prematura, sería la segunda causa, afectando al 1% de la población. Aunque, la ovodonación es un proceso muy extendido en nuestros días y la solución a los problemas de infertilidad de un gran porcentaje de pacientes, tiene sus inconvenientes, entre ellos, el duelo genético para la paciente y la búsqueda de donantes para los centros.
La Dra. Sonia Herraiz, investigadora de la Fundación IVI y ISS La Fe trabaja ya desde hace algunos años en una línea de investigación ligada al Rejuvenecimiento Ovárico, que busca soluciones alternativas a un problema presente y futuro como es el envejecimiento de la población, un reto al que nos enfrentamos todos los que trabajamos en Medicina Reproductiva.

Aunque, la disminución de la reserva ovárica no sólo está asociada a la edad, las mujeres con edad avanzada conforman el grupo más numeroso en los tratamientos de ovodonación. La insuficiencia ovárica prematura se asocia a tasas de embarazo muy bajas y se caracteriza por la amenorrea, el hipoestrogenismo y los niveles elevados de gonadotropina que conducen a un fallo ovárico completo en mujeres menores de 40 años.
La semana pasada, en el 33º Congreso de la Sociedad Española de Fertilidad que se celebraba el palacio Euskalduna de Bilbao en el que participaron más de un millar de especialistas en medicina de la reproducción, la ponencia Rejuvenecimiento ovárico, a cargo de la investigadora principal de esta línea, la Dra. Herraiz, fue una de las sesiones clave en la que se compartieron los principales avances en materia de activación ovárica para pacientes infértiles con edad avanzada y aquellas más jóvenes con insuficiencia ovárica prematura.

Objetivo, aumentar el rendimiento de los folículos competentes

“En biopsias ováricas en mujeres con infertilidad de origen desconocido, se han encontrado con frecuencia folículos primordiales residuales que podrían contribuir a aumentar el rendimiento final de ovocitos competentes”, explicó la científica durante su ponencia, remarcando que los ovocitos competentes podrían recuperarse tras la activación de esos folículos remanentes mediante varios enfoques, proporcionando un nicho ovárico adecuado que favorezca el crecimiento.

“Desde el punto de vista clínico, esta reactivación folicular podría ser también el mecanismo subyacente de varios informes de recuperación de la fertilidad y embarazos espontáneos en pacientes con insuficiencia ovárica prematura debido a tratamientos oncológicos tras recibir un trasplante de médula ósea”, adelantó ante un auditorio lleno de especialistas en fertilidad.

Trasplante ovárico de células madre

Recientemente, el equipo de la Dra. Herraiz ha descrito que la infusión de células madre derivadas de la médula ósea promueve el crecimiento folicular en humanos y ratones al aumentar la vascularización ovárica, la proliferación de células estromales y reducir la muerte celular.

También se ha demostrado que otros tipos de células madre, como las de origen mesenquimal, adiposo y hematopoyético, restauran la función ovárica en modelos de ratones con IOP.

Un estudio piloto prospectivo en 20 mujeres de baja respuesta evaluó los efectos del trasplante ovárico de células madre autólogas en la función ovárica y mejoró la respuesta en el 81,3% de las mujeres, aumentando el crecimiento de los folículos y el rendimiento de los ovocitos, lo que permitió lograr embarazos espontáneos en mujeres de mal pronóstico que anteriormente estaban limitadas a la donación de óvulos.

Plasma rico en plaquetas (PRP)

Otro enfoque que ha presentado la investigadora durante su ponencia es el que está basado también en la señalización paracrina para restaurar la función ovárica en las mujeres con insuficiencia ovárica prematura.

“El PRP es un concentrado compuesto por factores de crecimiento contenidos en las plaquetas, que promueven la curación de los tejidos, la angiogénesis y el crecimiento celular. La inyección intraovárica de PRP ha demostrado promover una mejora ovárica, permitiendo la recuperación de ovocitos”, especificó investigadora.

En palabras de la Dra. Herraiz “Vamos hacia un envejecimiento poblacional sin precedentes y los científicos tenemos el reto de afrontar este desafío con nuevas técnicas que nos permitan disponer del material biológico de las propias pacientes en vez de sustituirlo, porque será la única manera de dar respuesta a una sociedad que dilatará todo lo posible su maternidad por varios motivos, principalmente por el cambio social al que estamos asistiendo”.

¿Compartimos?

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.