De mayor quiero ser embriólogo

Probablemente ningún embriólogo dijo de pequeño eso de “de mayor quiero ser embriólogo”. Básicamente porque en los años 80 o 90 era una profesión minoritaria y absolutamente desconocida para los chavales. Pero, eso no quiere decir que no sea una profesión vocacional, es solo que la ciencia avanza tan deprisa que uno no sabe lo que va a ser hasta que descubre qué puede hacer por los demás.

Aunque Albert Camus dijo que la profesión más bonita del mundo era el periodismo, muchos embriólogos coinciden en que eso era antes de que los servicios de fertilidad irrumpieran en nuestra sociedad, cambiando para siempre las vidas de muchas personas y llenando de amor millones de hogares.

El papel del embriólogo en los centros de reproducción asistida es uno de los más importantes. Desde el inicio de su actividad en los años 70, son muchísimos los avances que se han dado en el estudio embrionario y en el laboratorio de Fecundación in Vitro.

El papel del embriólogo

La embriología es la rama de la biología que se encarga de estudiar el desarrollo embrionario de los seres vivos. Los embriólogos, por tanto son aquellos profesionales que estudian la morfología del embrión y su evolución hasta que se produce la transferencia al útero materno. Aunque se trata de una disciplina que aúna a profesionales con diferentes carreras formativas, el grueso proviene del área de la biología.
A pesar de que, el desarrollo del embrión se inicia con la fertilización del mismo, en los laboratorios de Fecundación In Vitro (FIV), los embriólogos comienzan su trabajo en una etapa muy anterior. Desde que la congelación de óvulos es una técnica habitual en los laboratorios, los embriólogos se encargan también de los procesos de vitrificación y desvitrificación, por lo que la formación de este colectivo exige un contínuo estudio de los procesos, protocolos y técnicas.

La selección embrionaria es una de las claves en el éxito del tratamiento de reproducción. Los embriólogos son también los encargados de la clasificación de los embriones atendiendo a su salud y al pronóstico de implantación del mismo, por lo que el desempeño del embriólogo en la planificación del tratamiento, es crucial a la hora de conseguir el embarazo.

La lucha por su reconocimiento como personal sanitario

Embriólogos y biólogos que se desempeñan en ambientes hospitalarios y clínicos, prestando un servicio de salud, luchan desde hace mucho tiempo por ser reconocidos como personal sanitario.
ASEBIR, la Asociación Española de Biólogos de la Reproducción y la SEF, la Sociedad Española de Fertilidad, apoyan a sus asociados en esta reivindicación ante las autoridades competentes de España, con el ánimo de que puedan ser considerados como lo que son en la práctica: personal sanitario con necesidades similares a las de el personal médico y de enfermería que trabajan en la misma área por y para el paciente.

Mientras el reconocimiento llega, la formación de los embriólogos depende únicamente de instituciones como la nuestra en la que intentamos que todo el colectivo pueda adquirir los conocimientos habilitadores para la práctica clínica, en todos los niveles.

En IVIRMA Global Education, somos muy conscientes de la importancia del papel del embriólogo, que es crucial en el tratamiento de reproducción, por eso disponemos de un itinerario formativo que va desde la introducción hasta el reciclaje de nuevos protocolos y técnicas, ayudando al profesional a alcanzar la excelencia en su especialidad.

¿Compartimos?

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *