Día Internacional de la Endometriosis

La endometriosis es una enfermedad que se caracteriza por la existencia de tejido del endometrio fuera del útero, generalmente en ovarios, trompas de Falopio, vejiga urinaria o intestinos. En consecuencia, el endometrio se inflama y causa alteraciones haciendo que la menstruación resulte mucho más dolorosa y se tengan sangrados abundantes.

Con motivo del Día Internacional de la Endometriosis, el Dr. Alberto Vázquez, nos cuenta un poquito más sobre esta enfermedad que afecta alrededor del 10-15% de las mujeres.

“La endometriosis sigue siendo una enfermedad desconocida, por eso el tiempo medio del diagnóstico en los países más desarrollados es de 7 a 10 años”

El Dr. Alberto Vázquez es especialista en el tratamiento de la endometriosis, una enfermedad que afecta en torno al 15% de las mujeres en período fértil y que es una causa real de infertilidad, además de ser, en muchos casos, invalidante en el día a día por el dolor que produce. Los especialistas de su entorno están de acuerdo con él en que la cirugía de la endometriosis es una de las más complejas que existen en ginecología, pero también que los resultados de una operación bien hecha son realmente buenos.

Dice Vázquez que, aunque en los últimos años las mujeres se alertan antes frente los síntomas de la enfermedad y son más conscientes del problema que puede suponer a la hora de buscar un embarazo, considera que “la endometriosis sigue siendo una enfermedad desconocida, por eso el tiempo medio de diagnóstico en los países más desarrollados es de 7 a 10 años”.

 

Dicen que la endometriosis es una de las enfermedades invisibles, pero, a decir verdad, cada vez son más las mujeres que ponen nombre y apellidos a esta enfermedad ¿qué es lo que está cambiando?

Está cambiando la inmediatez con la que nos enteramos de lo ocurre en el mundo. Las redes sociales y los dispositivos multimedia dan más visibilidad a las cosas que nos preocupan. Sinceramente, no tengo la sensación de que cada vez más mujeres pongan nombre y apellidos a la enfermedad. Seguramente son las mismas que antes, pero no las conocíamos.

¿Cómo ha evolucionado la paciente de hace una década a esta parte?

Observó que las pacientes están más informadas y desinformadas a partes iguales, quizás por la popularización de las búsquedas en internet. El acceso y el manejo de la información ha cambiado. Antes, para encontrar información de endometriosis te tenías que comprar un libro de medicina, ahora es suficiente con teclear la palabra en un buscador y leer lo que pone. La de los libros es información fiable, la del buscador no siempre lo es.

La buena noticia es que el libre acceso a la información también ha hecho que las pacientes intenten buscar profesionales con la formación adecuada en el manejo de esta enfermedad tan compleja y controvertida.

En cuanto a la sintomatología de las pacientes y sus preocupaciones, ha habido pocos cambios. Pero si tengo que destacar uno, diría que cada vez hay más preocupación por la fertilidad en las pacientes con endometriosis.

¿Cómo fueron los inicios en el atajo de esta enfermedad y cómo es ahora?

Antes, el principal tratamiento era sintomático. La endometriosis tiene un síntoma principal que limita la calidad de vida de las pacientes: el dolor. Si el tratamiento médico no funcionaba el tratamiento elegido era el quirúrgico. Hoy sabemos que la cirugía de la endometriosis es una de las más complejas que existe, por lo que hemos intentado encontrar muchas alternativas para evitarla, la mayoría de ellas, con poco éxito.

De entre los tratamientos médicos disponibles, destacamos los tratamientos analgésicos, antiinflamatorios y los hormonales, entre los que sobresalen los anticonceptivos, que han demostrado ser efectivos para detener la evolución de la enfermedad. Si el tratamiento médico no funciona, la alternativa es la cirugía. Cirugía de alta complejidad, que bien realizada tiene efectos muy beneficiosos para las pacientes.

¿La formación de nuestros especialistas está a la altura de las necesidades de la población afectada?

Desgraciadamente la endometriosis sigue siendo una enfermedad muy desconocida para los médicos en general y para los ginecólogos en particular. El tiempo medio del diagnóstico de esta enfermedad en los países más desarrollados es de 7 a 10 años. Es frecuente que estas pacientes vayan de médico en médico explicando sus síntomas y tarden este tiempo en encontrar al profesional que les diga lo que realmente tienen.

Muchas endometriosis son diagnosticadas como fibromialgias y dolores crónicos sin causa. Otras muchas veces, las pacientes refieren que tienen dismenorreas muy invalidantes y les decimos que eso es normal, cuando no lo es.

Por un lado, existen pacientes que tienen endometriosis, lo saben y no encuentran solución al problema; y por el otro, existen pacientes que tienen la enfermedad, pero nadie se lo ha dicho.
En España tenemos buenas unidades para el manejo integral de la endometriosis, pero necesitamos más. Una buena formación es crucial para gestionar bien esta enigmática enfermedad.

¿Cuáles son los últimos avances sobre la endometriosis?

Destacaría la reprogramación celular y la terapia génica. Campos en los que se está investigando bastante y sobre los que tenemos buenas expectativas. No obstante, son tratamientos muy experimentales, la mayoría de ellos realizados en ratones y no en humanos.
Con relación a la cirugía, destacaría el papel de la laparoscopia y la cirugía robótica, para el tratamiento quirúrgico de esta enfermedad. No son técnicas nuevas, pero lo que sí es nuevo es que nos hemos dado cuenta de que la endoscopia es, de lejos, mucho mejor técnica que la cirugía abierta, para el tratamiento quirúrgico de esta patología.

¿Cuál es el futuro de la endometriosis?

Las terapias génicas y cualquier avance quirúrgico que nos permita disminuir las complicaciones durante la cirugía de endometriosis. Me gustaría pensar que también vamos a avanzar en el diagnóstico de la enfermedad y las pacientes no tendrán que esperar 8 años para saber lo que tienen, pero eso necesita inversión económica en formación y campañas de concienciación y, sinceramente, como no depende de nosotros, los profesionales sanitarios, lo veo difícil.

Un buen puñado de pacientes infértiles tienen endometriosis, ¿podemos prevenir la infertilidad en pacientes con endometriosis?

No podemos prevenir la infertilidad en pacientes con endometriosis, pero dado que la endometriosis es una enfermedad de mujeres jóvenes, que se diagnostica antes de los 35 años, y la infertilidad es, con el dolor, el síntoma principal de la enfermedad, podemos recomendar a estas pacientes que vitrifiquen sus óvulos antes de los 35 años. De hecho, me parece buena idea recomendar a cualquier mujer que preserve su fertilidad antes de los 35 años. Siento desviarme del tema, pero hoy en día las mujeres y las parejas en general, prolongan demasiado la primera maternidad y cuando quieren tener hijos con sus propios óvulos ya es tarde y tienen que utilizar otras alternativas. El factor más determinante para poder tener hijos sigue siendo la edad de la mujer.

En relación con la preservación de la fertilidad en pacientes con endometriosis, está también indicada antes de la realización de una cirugía en la que exista afectación ovárica, ya que la cirugía sobre el ovario debilita su función.

¿Compartimos?

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *