Entrevistamos a la Dra. Hortensia Ferrero, investigadora del programa Miguel Servet | IVIRMA Global Education

“Con el contrato Miguel Servet espero describir los genes diferencialmente expresados en miomas uterinos implicados en su desarrollo y crecimiento, los cuales podrían ser posibles dianas terapéuticas para su tratamiento”

Hortensia Ferrero es bióloga, doctora en biotecnología e investigadora de IVIRMA cuya labor clínica ha sido reconocida con el contrato Miguel Servet para seguir indagando en la investigación principal que la ocupa ahora: el tratamiento y diagnóstico de enfermedades uterinas.

Concretamente, esta investigación está orientada al análisis y estudio de la genética y su posible relación con la aparición de miomas uterinos.
Premiada a nivel nacional e internacional y habiendo colaborado en multitud de publicaciones científicas, la Dra. Ferrero afronta este nuevo paso en su trayectoria profesional como una ocasión para “describir los genes diferencialmente expresados regulados por modificaciones epigenéticas en los miomas uterinos implicados en el desarrollo y crecimiento de estos, los cuales podrían ser posibles dianas terapéuticas para su tratamiento”.

¿Cómo planteas el desarrollo de esta línea de investigación tras saber que contará con ayuda de una Miguel Servet?

El proyecto se centrará en la determinación e integración de posibles modificaciones epigenéticas para tratar de entender qué mecanismos moleculares están implicados en el desarrollo de los miomas uterinos.
Poder avanzar en el conocimiento de estas modificaciones epigenéticas nos permitirá definir dianas terapéuticas para reducir el tamaño de los miomas o puede que incluso podamos eliminarlos.
Con el empujón que da a la investigación la Miguel Servet, podremos describir los genes diferencialmente expresados en miomas uterinos los cuales podrían estar implicados en la formación de estos tumores y de esta forma definir nuevas dianas terapéuticas.

¿Cómo notarán las pacientes el avance en este campo?

Puesto que los miomas uterinos son especialmente comunes en mujeres en edad reproductiva, ya que aproximadamente una de cada cuatro los desarrollará, la determinación de patrones génicos implicados en su aparición ayudará a lidiar con ellos de forma más precoz, así como evitará el uso de los tratamientos actuales que presentan efectos secundarios a largo plazo en las pacientes con miomas uterinos, por lo que buscar nuevas dianas terapéuticas será una ayuda importante para ellas.

Este proyecto en el que te has embarcado es todo un reto profesional, aunque ya has llevado a cabo varias líneas de investigación a lo largo de tu carrera. ¿Definirías alguna como especial?

Para mí, el avance científico que más ha significado en mi carrera ha sido describir el efecto perjudicial que tiene la endometriosis ovárica sobre la calidad de los ovocitos de las mujeres que la sufren. Este hallazgo me ha emocionado especialmente porque la endometriosis es la gran desconocida de las enfermedades uterinas y existe mucha controversia sobre cómo y cuándo afecta a la fertilidad en las mujeres que la sufren.
Con este estudio aclaramos por primera vez que las mujeres con endometriosis ovárica presentan ovocitos de peor calidad, que darán lugar a embriones de baja calidad, sugiriendo que la baja tasa de implantación en estas mujeres puede deberse a la calidad de estos.

¿Cómo ves el futuro de la ciencia y, en concreto, de la reproducción?

No puedo evitar imaginar un futuro donde los tratamientos vinculados a problemas de reproducción adquieran un carácter personal e individual para cada paciente. Tener en cuenta las variables únicas y características de cada persona será crucial para mejorar las tasas de implantación y embarazo.
Todo esto irá de la mano de nuevos mecanismos de diagnóstico precoz y terapias de prevención de enfermedades uterinas individualizadas. En definitiva: la ciencia deberá estar ahí para aportar todo conocimiento nuevo al ser humano, con la observación y experimentación como grandes abanderadas de los próximos avances.

¿Compartimos?

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.