“La manera en la que damos las noticias a los pacientes influye en su bienestar emocional”, Cristina López, psicóloga de la reproducción

Por todos es conocido el fuerte estrés al que están sometidos los pacientes con problemas de fertilidad, ya no solo por la incertidumbre con la que afrontan su proyecto reproductivo sino también por lo duros que se hacen los procesos. De ahí que el acompañamiento emocional sea necesario durante un tratamiento de FIV. Pero no solo eso: “la atención de los demás profesionales también influye sobre la salud mental del paciente con infertilidad”, alerta el Grupo de Interés de Psicología de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), coordinado por la psicóloga de IVIRMA, Cristina López.

Los recursos y herramientas emocionales son importantes para todos los profesionales que trabajan en el ámbito de la medicina de la reproducción. Desde la profesional de atención al paciente, que filia a la pareja o a la mujer, hasta el embriólogo que hace el seguimiento de la evolución de los embriones y comunicará con la paciente para reportar su desarrollo.

“Un ejemplo de la importancia que tiene poseer habilidades emocionales para liderar una buena comunicación con la paciente es el de la llamada del laboratorio de FIV. Cuando la paciente va a recibir una mala noticia sobre la evolución de sus embriones o sobre la calidad de los mismos, es un momento muy crítico, que debe manejarse con mucho tacto”, advierte la psicóloga.

La importancia de la comunicación y el lenguaje con el paciente

Los profesionales de la psicología reproductiva han advertido recientemente, en la reunión nacional de grupos de interés de la SEF, la importancia de la comunicación y el impacto que tiene el lenguaje que usan los diferentes especialistas cuando se dirigen a los pacientes.

“Comunicar un embarazo es sencillo para todos, pero comunicar una beta negativa o un embarazo bioquímico, es un momento difícil para todos y de la forma en la que lo hacemos dependerá, de alguna manera, la aceptación de lo que está sucediendo”, explica la psicóloga, quien recomienda a enfermeras, embriólogos, ginecólogos y otros especialistas que intervienen en el proceso reproductivo, que cuiden sus habilidades emocionales de cara a garantizar el bienestar de los pacientes.

En IVIRMA, preocupados por la salud mental y el bienestar durante tratamiento reproductivo, contamos con un servicio de apoyo emocional para todos los pacientes y, además, formamos a todos nuestros especialistas en esta área, independientemente de su campo de su especialidad.

Si trabajas en el área de la fertilidad y deseas conocer mejor los aspectos psicológicos que rodean a la infertilidad, así como adquirir herramientas para mejorar la comunicación y el seguimiento de los pacientes, puedes consultar nuestro curso: La Gestión Emocional en los Tratamientos de Reproducción Asistida.

¿Compartimos?

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *