La alianza entre la genética reproductiva y las enfermedades minoritarias.

En España aproximadamente 3 millones de personas padecen las clásicamente denominadas Enfermedades Raras (ER). Hoy, 28 de febrero, como en anteriores años queremos recordar la celebración de su día mundial y remarcar la necesidad de que este conjunto heterogéneo de patologías reciba la atención que merece.

El uso extendido del término enfermedades raras viene de su traducción literal del inglés. Sin embargo, esta denominación está cada vez más en desuso prefiriéndose referirse a ellas como Enfermedades Poco Frecuentes o Minoritarias. Definirlas como raras les da una connotación de patologías extrañas, hacen que en el imaginario colectivo aparezcan rostros de morfología anormal, o cuerpos con malformaciones, pero nada más lejos de la realidad, algunas de estas enfermedades tiñen a sus pacientes de un aspecto físico sano dificultando y alargando su diagnóstico.

La clasificación de una enfermedad como rara es simplemente un criterio epidemiológico, que nos indica que afecta a 1 de 2.000 habitantes. Esta definición basada en su prevalencia, es decir, el número de individuos que la padecen en determinado momento y en una población en concreto, sólo es aplicable en la Unión Europea. La definición y el listado de enfermedades que se consideran poco frecuentes cambia en otras regiones geográficas como, por ejemplo, en EE. UU.

¿Qué causa las Enfermedades Raras?

Como hemos mencionado su clasificación es una cuestión numérica, de frecuencia y no significa que tengan en común características fisiopatológicas. No obstante, el 80% de ellas tienen origen genético. La gran mayoría resultan de cambios en los genes o cromosomas. Estos cambios pueden ser transmitidos de generación en generación, los padres pueden no verse afectados pero sí ser portadores de un determinado cambio genético.

El 20% restante tiene una etiología infecciosa o ambiental por exposición a ciertos tóxicos como fue la crisis de intoxicación con el aceite de colza en España.

Algunos nombres resuenan más como la Fibrosis Quística, la Esclerosis Lateral Amiotrófica, el Síndrome de Rett, el Síndrome de X frágil o la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth pero otras son tan desconocidas y están tan poco descritas que prácticamente tienen el nombre y apellidos de la persona que la padece.

Enfermedades poco frecuentes a la luz de la genética reproductiva.

Conociendo tus genes acotas el riesgo

Desgraciadamente, se estima que 3 de cada 10 niños nacidos afectados por una ER no llega a la edad de 5 años debido a la falta de diagnóstico o de opciones terapéuticas. Ante esta situación tan desoladora y la escasez de tratamientos farmacológicos, la genética reproductiva puede tener un rol principal en su prevención.

Para el elevado porcentaje de Enfermedades Poco Frecuentes con base genética, la reproducción asistida sirve de brújula orientadora tanto a nivel prenatal, preimplantacional como incluso preconcepcional.
No se aplica a todo el grueso de las ER pero sí a aquellas bien caracterizadas. Es decir, aquellas que sean la consecuencia de anomalías genéticas claramente identificadas y heredables. No es útil, sin embargo, frente a aquellas no hereditarias resultado de una mutación espontánea, aunque tengan un origen genético; o para las que aún se desconozca la pista genética.

Aunque las parejas que acostumbran a solicitar estudios genéticos preconcepcionales suelen ser aquellos con antecedentes en su historial familiar, cada vez se está extendiendo más su demanda por parte de parejas que quieren concebir de manera tranquila y segura.

En los casos en los que una mutación genética recesiva solo afectase a uno de los individuos, no habría riesgo de que el hijo naciera enfermo (aunque sí de que fuera también portador); el problema ocurre cuando ambos miembros de la pareja coinciden en la mutación, pues habría un 25% de probabilidad de que el hijo recibiera las dos copias incorrectas y manifestara la patología asociada.

En este sentido, los test genéticos de portadores (CGT) miden como de “compatibles” son los futuros padres y/o madres. La reproducción asistida supone una alternativa eficaz para prevenir anomalías genéticas en el caso de que el background genético de los progenitores no sea idóneo entre sí.

Qué alternativas proporciona la reproducción asistida en el caso de que no haya “matching genético”

Por un lado, es posible sustituir uno de los gametos, óvulo o espermatozoide, por otro procedente de un donante genéticamente idóneo. Ya os hablamos del cribado genético recomendado por la SEF para donantes de gametos en un post anterior. Por otro lado, puede no ser necesario recurrir a un donante. Existe la posibilidad de tener descendencia sana por medio de un tratamiento de Fecundación In Vitro y un posterior diagnóstico genético preimplantacional (DGP, o PGT por sus siglas en inglés) en el día 5 o 6 del desarrollo del embrión.

Esta alternativa, permite tener hijos libres de patologías a individuos portadores ya que el DGP- M detecta aquellos embriones afectados por la enfermedad monogénica mendeliana, ya sea autosómica recesiva o ligada al cromosoma X. Del mismo modo, el DGP-A permite diagnóstico de las aneuploidías de manera que solo se transfieren aquellos embriones que tengan una dotación cromosómica correcta.

Además, recientemente se ha desarrollado una modalidad de este diagnóstico genético preimplantacional no invasivo, el que no sería necesario biopsiar al embrión, bastaría con analizar el ADN circulante que se hubiera liberado al medio de cultivo durante esos primeros días. A pesar de la gran ventaja que esto supondría en seguridad y para la salud del embrión, la técnica requiere mejoras en la precisión de sus resultados ante de su extensa implementación en la clínica.

Por todo ello, la genética reproductiva está comprometida con la disminución en la prevalencia de Enfermedades Raras o Minoritarias. La medicina reproductiva puede no solo ayudar a parejas infértiles a traer hijos al mundo, sino que permite que enfermedades genéticas graves no sean transmitidas a la descendencia.

¿Compartimos?

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *