¿Pueden las parejas seropositivas para el VIH tener descendencia sana?

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es un retrovirus capaz de adherirse a la superficie de las células humanas (especialmente, las células CD4). Éste infecta preferentemente a los linfocitos T del sistema inmunitario, macrófagos y células del sistema nervioso central. Así, convierte su ARN en ADN que se combina con el ADN de la célula hospedadora. En caso de no recibir tratamiento, la persona infectada puede acabar desarrollando el síndrome de inmunodeficiencia adquirida. Esto se conoce comúnmente como SIDA, el estadio más severo de esta enfermedad.

Según datos de UNAIDS, 36,9 millones de personas portaban este virus en 2017, únicamente teniendo acceso a terapias antirretrovirales el 59% de ellas. Solamente un 69% de todos los portadores vive en África.

En España, alrededor de 150.000 personas conviven con esta enfermedad y llevan una vida prácticamente normal gracias a los avances en su tratamiento. Esta situación implica que los pacientes se planteen cada vez más formar una familia. Sus expectativas de vida serían solamente ligeramente inferiores a las de una persona sana, pero van incrementando según avanza la investigación en nuevos fármacos.

¿Cómo se gestiona la reproducción en una pareja seropositiva?

La transmisión sexual del VIH está globalmente aceptada. El virus se encuentra tanto en el plasma seminal como en la fracción celular no espermática (Borzy et al.,1988). Sin embargo, todos los datos indican que no está presente en el espermatozoide ni en el ovocito. Para evitar el contagio del virus VIH se deben usar métodos anticonceptivos en la relaciones sexuales. En este artículo de la web de IVIDona, hay una infografía sobre los diferentes tipos de anticonceptivos existentes.

Como profesionales en reproducción humana, debemos evaluar caso por caso, ya que el tratamiento dependerá de si el varón, la mujer o ambos son portadores de la enfermedad. Además, nuestro laboratorio deberá incorporar una estancia especial para el tratamiento de muestras infecciosas.

parejas seropositivas

Varón seropositivo y mujer sana

No existe relación entre la carga viral en el plasma sanguíneo y en el plasma seminal. Es por ello que el semen deberá ser procesado incluso si la carga viral es indetectable en sangre.

En el caso de que el varón sea seropositivo, siempre será necesario un lavado para aislar la fracción móvil y eliminar los componentes que transmiten la enfermedad. Antes de usar la muestra, se deberá realizar una PCR anidada (nested PCR) para comprobar la ausencia de virus. Este procedimiento fue desarrollado y validado por IVIRMA en 2002 siendo considerado el más seguro hasta la fecha.

Dependiendo de la presencia o no de una patología reproductiva, se realizará una inseminación artificial, FIV (Fecundación In Vitro) o ICSI (IntraCytoplasmic Sperm Injection).

parejas seropositivas

Varón sano y mujer seropositiva

La carga viral en la sangre de la mujer deberá ser indetectable, por lo que tendrá que recibir un tratamiento antirretroviral si no es el caso. Dependiendo de la existencia de patología reproductiva o no, se indicará una autoinseminación, inseminación artificial o ICSI. La FIV convencional no se considera, ya que el ICSI reduce el riesgo de infección al ser decumulado y lavado el ovocito.

Pareja seroconcordante

En el caso de las parejas en que ambos son seropositivos, pudiendo portar la misma cepa o no. En el caso de que ambos reciban terapia antirretroviral, muestren una carga vírica baja y la mujer tenga un riesgo bajo de superinfección, se recomendará autoinseminación, inseminación artificial o ICSI dependiendo de la existencia o no de una patología reproductiva. En caso de riesgo de superinfección, se deberá lavar el semen y comprobar la ausencia de virus en una PCR.

Una vez conseguido el embarazo, ¿existe algún riesgo de infectar al feto?

parejas seropositivas

El riesgo de transmisión vertical al feto se centra en el final del embarazo y en el parto siendo inferior al 1% si se administra medicación antirretroviral. En el caso de que la carga viral sea elevada, se recomendará una cesárea. Siempre deben administrarse antirretrovirales tanto antes como durante y después del parto (AIDSINFO, 2018). Diversos estudios han demostrado que el tratamiento con este tipo de medicación no incrementa el riesgo de aborto, mortinatos, parto prematuro o mortalidad infantil (AIDSINFO, 2018). De hecho, el uso de esta medicación está recomendado de por vida para garantizar una buena calidad de vida.

En relación al recién nacido, se deberán seguir las recomendaciones en referencia a profilaxis y alimentación para evitar una infección posterior.

¿Cuál es nuestro papel en esta problemática?

Hace unos años, la reproducción estaba totalmente contraindicada en parejas seropositivas. Esto implicaba la posibilidad de infección tanto del miembro sano como del feto. Sin embrago, los avances en terapias antirretrovirales y en técnicas de reproducción asistida permiten no sólo evitar esa infección, sino la consecución de un embarazo sano y el nacimiento de un recién nacido no afecto. Para ello, los profesionales en reproducción asistida deben estar formados en el procesado de muestras de pacientes infecciosos. Así pueden garantizar los estándares de seguridad. En otras palabras, pueden evitar la transmisión del virus a la pareja, a la descendencia, a otros pacientes o a los empleados de la clínica.

parejas seropositivas

¿Quieres formarte en el tratamiento y procesado de muestras de pacientes seropositivos?

¿Compartimos?

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *