Psicología de la reproducción: el manejo de la infertilidad a flor de piel

Las emociones reproductivas no siempre se pueden manejar en la intimidad, a veces, necesitan de la psicología de la reproducción. Estas emociones se encienden desde el primer momento en el que damos luz verde a nuestro proyecto de ser padres, pero, generalmente en este punto de la preconcepción, todo es tal y como la futura madre o padre siempre había soñado: “he tomado la decisión y voy a cumplir mi propósito de formar una familia”. El problema viene cuando no todo el camino es como se había trazado en el pensamiento y la infertilidad aflora en la piel de quien no lo consigue.

El deseo de una mujer o de una pareja, de tener un hijo, lleva implícito un paradigma prefamiliar en el que la planificación y la ilusión se dan la mano para preparar la llegada de un bebé que, si atendemos a la efectividad reproductiva de nuestro entorno, tiene que llegar sí o sí.

Pero ¿qué pasa cuando eso no sucede?

La infertilidad es un punto de inflexión en la vida de cualquier mujer y de cualquier pareja. Se trata de un momento biológico y social en el que la naturaleza niega algo que nunca antes se había cuestionado, pues la función reproductiva es un evento que nos parece sencillo y estándar. Y a partir de este momento, las emociones reproductivas que estaban hasta ahora implicadas en la ilusión de un proyecto, a la espera del positivo, se transforman dando lugar a frustraciones y, a veces, a la desesperación.

Las emociones y el entorno, los dos caballos de batalla de la psicología de la reproducción

El camino de los pacientes infértiles es, normalmente, largo y duro. Las emociones son las segundas que se manifiestan en este proceso, el primer síntoma es la imposibilidad de la gestación de manera natural.

A esta situación se suma la plenitud de la edad reproductiva y los planes que, aparentemente, la vida tiene para toda la humanidad que, según familiares y amigos, es la de reproducirse. La presión familiar, el peso de la incapacidad y la culpabilidad, sumado a un calendario de visitas a la clínica y las recomendaciones médicas, suelen añadir un problema emocional que debe de tratarse no sólo en la consulta de psicología de la reproducción, sino también de manera integral.

Recientemente la asociación de pacientes Red Nacional de Infértiles, ha publicado un post sobre las frases de ayuda del entorno que más duelen a las pacientes. Esas frases y el efecto que producen en sus receptores evidencian que el acompañamiento que lleva a cabo el entorno doméstico de los pacientes, está muy lejos de la expectativa emocional de las personas con problemas reproductivos.

Cada problema emocional, una pauta en la consulta de psicología de la reproducción

El grupo de psicología de la SEF ha publicado recientemente un Manual sobre protocolos de intervención psicológica con pacientes con problemas reproductivos, en el que expone cuáles son los pasos a seguir ante los diferentes problemas reproductivos.

“No son los mismos problemas emocionales ante los que se encuentran pacientes con aborto de repetición, donde trabajamos el duelo de la pérdida gestacional en consulta, que aquellos pacientes que están planteándose recurrir a una donación de gametos y necesitan afianzar su deseo frente a la incorporación de los gametos de una tercera persona en su tratamiento, o una mujer por ejemplo a la que el dolor de su endometriosis le está afectando en todos los planos de su vida”, explica Pilar Dolz, coautora del manual y psicóloga de IVI Valencia.

El cuidado del bienestar emocional de las personas con problemas de fertilidad es, en ocasiones, el gran olvidado en el tratamiento de reproducción. La consulta con el especialista en psicología de la reproducción es fundamental para encarar cada situación de manera adecuada. Solo un profesional de la psicología de la reproducción es capaz de diagnosticar un problema emocional y restablecer en el menor tiempo posible el equilibrio para continuar con el proyecto vital con normalidad.

Habilidades emocionales fuera de la consulta de psicología de la reproducción

Aunque el restablecimiento de la salud psicológica durante un tratamiento de reproducción es competencia de un profesional de la psicología de la reproducción, todas las personas que tienen contacto con el paciente deben de tener unas habilidades mínimas que hagan sentir al paciente cómodo.

En la misma clínica de reproducción, todos los profesionales (desde atención al paciente hasta enfermería) deben de tener recursos emocionales para llevar a cabo una relación satisfactoria con el paciente y no interferir en el plano psicológico de su problema reproductivo.

En IVI Education hemos planteado un curso abierto a todos los profesionales de la reproducción en el que vamos a tratar el manejo de las emociones. El objetivo de este curso es habilitar quienes tienen contacto con el paciente o la paciente infértil, fuera de la consulta de psicología de la reproducción, para gestionar de la mejor manera su relación y mejorar su experiencia en la clínica de reproducción.

Si deseas más información sobre el curso, pincha aquí.

¿Compartimos?

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *