Nutrición en la reproducción

La nutrición en la reproducción es un factor muy importante. Una dieta equilibrada es esencial para una función reproductiva normal. La menarquia tiene lugar a partir de un nivel crítico de grasa corporal, la cual rige los procesos hipotalámicos que aparecen en la pubertad y la competencia reproductiva.

Desnutrición

La presencia de ciclos ovulatorios depende de los niveles de grasa corporal. En caso de niveles por debajo de un punto crítico, la mujer sufrirá una secreción alterada de gonadotropinas, estimulación ovárica inadecuada, alteraciones menstruales y, por tanto, amenorrea primaria o secundaria. Normalmente, la recuperación de ese porcentaje mínimo de grasa corporal inducirá la recuperación de la función ovárica.

En países desarrollados, la desnutrición es frecuentemente autoimpuesta por dietas muy estrictas o restrictivas, o bien por ejercicio físico muy intenso. Sin embargo, este proceso se puede observar en países en vías de desarrollo debido a la pobreza y la falta de alimentos.

nutrición en la reproducción

Un embarazo en esas condiciones perjudica seriamente a la madre y al feto aumentando la morbididad y mortalidad, pudiendo dejar secuelas en los bebés. La suplementación puede ayudar, aunque no compensa la desnutrición en el momento periconcepcional. Por ello, el tratamiento siempre debe ser recuperar el peso de la paciente y no una simple inducción de la ovulación.

Mujeres con una historia clínica de anorexia sufren más abortos y más casos de hiperémesis gravídica, anemia y defectos en el crecimiento fetal. También se asocia a más cesáreas, complicaciones postnatales y depresión postparto.

Sobrenutrición

La prevalencia del sobrepeso y la obesidad aumenta año tras año en los países desarrollados incrementando la incidencia de diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares, osteoartritis, apnea del sueño y disfunciones reproductivas.

El sobrepeso está asociado a un estilo de vida sedentario, poca actividad física y una dieta inadecuada pudiendo incluirse factores culturales, psicológicos o genéticos.

El síndrome “O” (del inglés, “O” syndrome, overnourishment, overproduction of insulin, ovarian confusion and ovulation disruption) se refiere a ese efecto de la obesidad sobre la reproducción que incluye:

  • Alteraciones menstruales: amenorrea, oligomenorrea, menorragia
  • Infertilidad: anovulación, baja respuesta
  • Abortos
  • Alteraciones en el metabolismo de la glucosa
  • Mayor riesgo de complicaciones obstétricas tales como diabetes gestacional, preeclampsia, etc.

nutrición en la reproducción

¿Cómo podemos prevenir estas situaciones?

Actualmente está demostrado que una reducción de peso a través de dieta y ejercicio es lo más adecuado antes de la concepción. Sin importar si se realiza reproducción asistida o se quiere lograr un embarazo espontáneo. El estilo de vida saludable se tendría que promocionar tanto en la pareja como en la futura descendencia con un control a largo plazo y apoyo psicológico.

La educación tanto a médicos como a pacientes sobre el efecto de la obesidad en reproducción y cómo gestionar la pérdida de peso es esencial para lograr buenos resultados reproductivos y una descendencia sana sin complicaciones a corto y medio plazo. Además de la necesidad de llevar un estilo de vida saludable también.

¿Quieres aprender más sobre el papel de la nutrición en la Reproducción Asistida?

¿Compartimos?

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *